Formación integral en valores a través del deporte y el estudio.

LogoDeporteMaynaguaLa finalidad de estas actividades es educar mediante el deporte y fomentar las capacidades físicas y técnicas de los chicos, a la vez que se promocionan valores como la solidaridad, el esfuerzo, la generosidad, la amistad, el trabajo en equipo, la ampliación de los conocimientos, la laboriosidad, etc.

Para inscribirse hay que ir a la sede de la Asociación (C/ Vázquez Claver, 4 – 1º, Málaga). En el curso 16/17 sólo se admitirán chicos de 3º y 4º de EP. El precio será de 50 €/trimestre (para los socios es gratuito): se incluye tanto el estudio como los entrenamientos (no se incluyen las equipaciones, pero se facilitará el lugar para poder adquirirlas a buen precio con el escudo impreso).

Martes y Jueves

17.30 Estudio dirigido (ir a la sección de estudio para ver las características). Hay que llegar antes para comenzar puntual.

18.15 Formación

18.30 Merienda

18.45-19.45 Entrenamiento

Sábado

En sábados alternos tendremos entrenamientos o competición deportiva de 11.00-13.00. Se avisará del calendario concreto

Aún sin datos. Aquí se mostrará la clasificación individual (tanto a nivel deportivo como a nivel humano) y la clasificación por equipos.

Actualmente, el fútbol es más que un deporte. Se ha convertido en un elemento fundamental de la sociedad, en el aspecto deportivo, económico y cultural. Millones de personas, a nivel mundial, siguen cada partido de su equipo. Leen, escuchan y ven, en los medios de comunicación, noticias deportivas relacionadas con este deporte. Sin ninguna duda, el fútbol mueve actualmente a las masas.

La presencia del fútbol en la sociedad es inevitable, incluso llegando a ser una prioridad para muchas personas. Debemos de saber identificar los aspectos positivos de este deporte, pues podemos potenciarlos gracias al gran peso social. Los valores del deporte son el esfuerzo, la superación, la dedicación y la deportividad. Todos estos valores implican una generosidad por parte de los jugadores por dar lo mejor de sí y respetar el esfuerzo de los demás. Las peleas de los jugadores y de los seguidores no son la mejor forma de actuar. Muestran lo peor del deporte y no deben ser el ejemplo a mostrar a los jóvenes.

Beneficios del fútbol

Físicos

La práctica de este deporte genera una mejora en el desarrollo psicomotriz. Entre los beneficios del desarrollo podemos observar:

-Aumento de la potencia muscular en las piernas, potenciando entre otros aspectos el salto, la carrera y la propia marcha.
-Estimula la coordinación motora. Los niños controlan mejor su cuerpo y ganan en equilibrio, fuerza y buena postura.
-Aumenta la densidad ósea, fortaleciendo los huesos.
-Oxigena la sangre.
-Mejora la visión periférica y la visión espacial. Los niños han de poner atención no sólo en lo que tienen delante sino en lo que ocurre a su alrededor.
-Mejora la capacidad cardiovascular.

Emocionales

El fútbol no solamente reporta beneficios físicos, sino que mejora el desarrollo emocional y psicológico de los niños que lo practican. Algunas de estas ventajas emocionales son las siguientes:

-Moderar el egocentrismo. El fútbol, al ser un deporte de equipo, favorece el compartir, el superar el egoísmo individualista para trabajar de forma conjunta y conseguir los objetivos.
-Tolerancia a la frustración. Con las derrotas cada niño y niña irá asumiendo que no siempre se consigue la victoria, ni los objetivos planteados.
-Paciencia y perseverancia para poder conseguir mejorar y obtener resultados en equipo.
-Mejora de la socialización superando la timidez de los niños.
-Valorar las normas. El juego en equipo les permite aceptar y valorar aquellas normas sociales, morales y emocionales para poder obtener resultados en el deporte.
-Humildad. Saber aceptar las derrotas y las victorias desde la humildad, hoy hemos ganado, pero mañana podemos perder.
-Mejora la autoestima.Los niños liberan muchas endorfinas practicando deporte. Además, ser valorado por el resto del equipo y sentirse responsable de los logros de este mejora les ayuda a sentirse mucho mejor.
-Favorece el sueño y la relajación.
-Potencia la creación y regularización de hábitos. Los partidos y entrenamientos hacen que los niños se acostumbren a tener rutinas en su vida y a respetar y valorar la importancia que tienen.
-Les ayuda a tener responsabilidades. Cada uno debe dar lo mejor de sí mismo y por ejemplo evitar las prácticas antideportivas que pueden perjudicar a todo el equipo

Valores

El fútbol nos va a permitir potenciar la adquisición y práctica de ciertos valores en los niños al verse inmersos en un deporte de equipo. Los valores más destacados son:

-El Respeto. La relación entre el entrenador y el equipo y entre los niños van a permitir una relación de respeto y seguridad, hacia los compañeros, hacia el juego y hacia las reglas y normativas.
-La Superación. No rendirse ante un resultado adverso, superar sus límites y aprender nuevas formas de jugar en equipo, va a suponer un espíritu de superación en los niños.
-Sentimiento de Equipo. No hay estrellas en un equipo de fútbol de niños. Todos son importantes y fundamentales para conseguir los resultados de su equipo. El sentimiento de pertenencia al grupo, al equipo, es un valor fundamental para su vida personal y social.
-La Lealtad. La lealtad al equipo se construye tanto dentro como fuera del terreno de juego. Para lograr la unidad basada en la pertenencia, el equipo se junta habitualmente durante la semana dos veces para entrenar y otra vez para convivir socialmente. Para sentir lealtad al equipo, hay que conocer bien a tus compañeros y sentirte a gusto con ellos.

La derrota

La palabra derrota, muy utilizada actualmente en nuestro panorama nacional debido a la situación política y social, ostenta varios usos en nuestro idioma, aunque sin duda, uno de los más extendidos es aquel que habla del vencimiento que padece un grupo, un equipo, una persona, etc., en una cuestión de disputa.

Conocemos la palabra derrota y todas las connotaciones negativas que ella conlleva. Incluso le colocamos un sabor amargo como si de un alimento se tratase, y es que la derrota lleva consigo un amplio repertorio de componentes físicos y mentales muy importantes para el devenir del equipo. Además, en la actualidad, la prensa deportiva utiliza titulares e imágenes para ensañarse con futbolistas o equipos tras una derrota importante o impensable.

Debemos superar las connotaciones negativas de la derrota y aprender a potenciar aquellos aspectos positivos derivados. Estos aspectos positivos van a ser:

-Aumento de la energía.
-Capacidad de autocrítica.
-Valoración real en base a los hechos.
-Motivación para el cambio en busca de soluciones.
-La búsqueda de posibilidades y opciones para mejorar.

Debemos recordar que el fútbol es un deporte, por lo que el principal objetivo es divertirnos, realizar ejercicio y disfrutar con los compañeros de equipo. La derrota debe ser un buen momento para recordar que lo importante es jugar, sonreír, aprender y crecer. Como adultos es nuestro momento para mostrar la confianza en los jugadores, trabajar la motivación y la autoestima, reconociendo, valorando y reforzando siempre positivamente sus acciones.

Hay que evitar las acusaciones entre los niños ante una derrota. Es un juego de equipo y no existen individualidades tan fundamentales como para responsabilizarlos de la derrota. Las críticas constructivas son una buena oportunidad para mejorar la comunicación y relación entre los miembros del equipo potenciando el desarrollo emocional y los valores. No debemos de recordar, potenciar o darle importancia a los errores que hayan podido ocurrir durante el partido. Hay que potenciar, siempre, los aspectos positivos, el trabajo bien hecho por el equipo, elogiar e incluso premiar al equipo en los momentos de derrota, pues será cuando mayor esfuerzo hayan realizado sin obtener la recompensa de la victoria, por lo que es importante saber gestionar la resiliencia y la tolerancia a la frustración. Lo importante no es la victoria, sino hacer bien las cosas y disfrutar jugando.

Familias y fútbol

Las familias tienen gran importancia en cualquier proceso vital, educativo y deportivo, de los niños, por lo que deben de estar presentes durante todo el proceso. Han de acompañar a sus hijos a los entrenamientos y a los partidos. Es fundamental que los niños sientan el apoyo y la satisfacción de los padres para poder sentirse orgullosos y potenciar el desarrollo físico y emocional.

Y evidentemente para que exista colaboración tiene que existir comunicación previa entre las partes implicadas, entrenador y familias, y la forma más importante de comunicarse son las reuniones y encuentros durante la semana. Por un lado tendrían que existir las reuniones más o menos fijas, dos o tres por curso, una al principio, otra al final y otra a medio curso.

Esta primera reunión, o encuentro inicial con las familias, al principio del curso es básica para dar a conocer a los padres los objetivos de la temporada, las normas, las posibles dificultades, de cómo debe ser la relación e implicación de las familias en el proceso. En la acogida a las familias debemos garantizar una comunicación saludable y un clima de respeto y confianza, para poder crear un contexto saludable para los niños.

La implicación de las familias es fundamental para favorecer el desarrollo y garantizar la dedicación de los niños en el deporte y en los entrenamientos. Para poder garantizar la implicación de las familias y el correcto funcionamiento del equipo podemos hacer que participen en algunos aspectos del equipo, como pueden ser:

-Los temas organizativos, como poner el coche en los desplazamientos, participar en los diversos actos sociales que organice el club, organizar pequeños partidos, etc. Intentar estar dispuestos a colaborar en cualquier aspecto.
-En el comportamiento, siendo el modelo a imitar por sus hijos, y el modelo que deben enseñar los padres es la educación, el respeto, humildad y la corrección para favorecer la convivencia del grupo.
-Enseñar a los hijos el respeto por las instalaciones y todo el material tanto el propio, como evidentemente por el de los demás. Si primero se lo enseñan a hacer en casa será mucho más fácil que después lo trasladen en los diversos ámbitos y contextos.
-Ayudar a los hijos a cumplir con los compromisos que adquieran derivados de la práctica del deporte, organizar el tiempo de manera que el hijo pueda compaginar los estudios, el deporte y demás actividades. Cuidar que asista puntualmente a los entrenamientos y los partidos. En estas tareas los padres pueden ayudarles a organizarse, siendo un modelo a seguir por sus hijos.
-Es importante que las familias dejen libertad a sus hijos para la elección de este deporte. Muy a menudo, muchos padres apuntan a sus hijos a deportes que ellos practicaron y esperan que sus hijos lleguen donde ellos no llegaron. Si el niño no elige el deporte o actividad que quiere realizar, difícilmente llegará a ser feliz con la realización de este deporte, convirtiéndose en una carga muy pesada y una responsabilidad, en lugar de ser un momento de diversión y de aprendizaje.Debemos inculcar a los padres que el partido debe ser una fiesta para la familia, un momento para disfrutar conjuntamente. Hay que evitar presionar al niño, dando ánimos y apoyo independientemente del resultado del partido o de las exigencias, valorando su esfuerzo. Esta actitud ayudará al desarrollo del niño o niña y les hará disfrutar del deporte y del juego en equipo.

Durante el partido es importante comportarse con educación, respetando a los rivales y evidentemente al propio entrenador, evitando cualquier comentario fuera de tono. Animar de una manera correcta en todo momento, en lugar de criticar los errores. Controlar las emociones. No hacerlo, no solo es una mala imagen para ellos y sus hijos, sino que se daña la imagen del equipo, dañando el clima de respeto y confianza que hayamos creado con los niños y con sus familias.

Muchos padres se pasan el partido dando instrucciones, muchas veces contrarias a las del entrenador creando un caos en el niño. La labor de los padres se debe limitar a animar y estar al lado de sus hijos.

Cuando ha terminado el partido, es el momento de felicitar al niño, sin empezar a discutir jugadas, errores que ha cometido o cualquier otra circunstancia del partido, hay que premiarle y elogiar su esfuerzo, su dedicación y potenciar su felicidad al practicar deporte. Hay que dejar que el niño saque sus emociones, estar a su lado, y hacerle ver que como padres, el resultado del partido es indiferente, que no por lo que ha hecho durante el partido va a cambiar el amor y cariño hacia él.

En el caso de tener que hablar con el niño o con el entrenador, de algún tema referente al partido, las familias deberán esperar el momento durante la semana cuando se hayan enfriado los ánimos y se pueda hablar con la tranquilidad y objetividad necesaria del tema para no dañar el clima y la dinámica del equipo. Debemos recordar la edad de los niños y las potencialidades en su desarrollo.

Después del fútbol

Ya conocemos todos los beneficios físicos y emocionales que reporta la práctica del fútbol. Pero igualmente es importante saber delimitar el tiempo de la actividad física y saber cuándo volver a la calma física y emocional.

Si no cuidamos la vuelta a la calma se pueden potenciar hábitos nerviosos de los niños cuando no tienen que estarlo, se muestran inquietos deseosos de correr y jugar dentro de lugares o momentos que no convienen, en casos más avanzados se puede mostrar ansiedad, rigidez ante las decisiones que pueden afectar a su rendimiento tanto deportivo, escolar, personal y emocional. Aunque hay niños con más capacidad de asimilación de los contextos, es fundamental trabajar desde edades muy tempranas la calma después de una actividad física para que les ayude en su vida cotidiana y desarrollo, sobre todo en lugares donde no hay que desempeñar un esfuerzo físico constante o donde es necesario estar de manera calmada y concentrada.

Trabajar la relajación tras el deporte nos puede reportar ciertos beneficios como son:

-Facilita la recuperación cuando el tiempo para descansar es muy breve, ayuda a recuperar energías durante el ejercicio y su finalización.
-Promueve el sueño, tras la práctica del deporte e incluso en aquellos momentos que es más difícil conciliar el sueño, como pueden ser los momentos previos de los partidos.
-Permite una regeneración física, mental y emocional durante el tiempo de inactividad física. Produce una experiencia positiva, acogedora y beneficiosa que procura al sistema nervioso central un perfecto descanso.
-Evita momentos de ansiedad, frustración, agitación física, mental y emocional y ayuda a la concentración personal y académica.

Fútbol y Fe

Ya hemos visto que el fútbol tiene gran presencia en la sociedad, en la economía, en los medios de comunicación y en la vida cotidiana de los niños. ¿Es posible que la Fe tenga presencia en el “deporte rey”?

El Santo Padre Francisco, comenta la realidad del fútbol en el mundo, en El Discurso a las Delegaciones de las Selecciones Nacionales de Fútbol de Italia y Argentina, en la Sala Clementina el martes 13 de Agosto de 2013, ante un partido amistoso disputado entre las dos selecciones.

El Papa Francisco comenta lo siguiente: “Vosotros, queridos jugadores, sois muy populares: la gente os sigue mucho, no sólo cuando estáis en el campo sino también fuera. Esto es una responsabilidad social. Me explico: en el juego, cuando estáis en el campo, se encuentran la belleza, la gratuidad y el compañerismo. Si a un partido le falta esto pierde fuerza, incluso si el equipo gana. No hay sitio para el individualismo, sino que todo es coordinación para el equipo.”

El fútbol es un deporte de equipo, donde hay que pensar en el compañero para poder conseguir resultados, hay que amar al prójimo, pensar en él y ayudarle en sus objetivos, al igual que ocurre con nuestra Fe y creencias. Los jugadores profesionales e infantiles deben ser conscientes de la responsabilidad social y de fe que poseen al jugar en equipo.

¿Por qué es imposible separar nuestras creencias, nuestra Fe, nuestros valores cristianos, del fútbol, del deporte? Para responder a esta pregunta no hay mejores palabras que las del Santo Padre: “Y esto os lleva a pensar que, antes de ser campeones, sois hombres, personas humanas, con vuestras fortalezas y vuestros defectos, con vuestro corazón y vuestras ideas, vuestras aspiraciones y vuestros problemas. Entonces, incluso si sois personalidades, seguís siendo hombres, en el deporte y en la vida. Hombres, portadores de humanidad.”

Nuestra Fe forma parte de nuestra humanidad, de nuestra identidad personal, por lo que el fútbol debe de potenciar y permitir el desarrollo de nuestra Fe.

En un mundo social, cada vez más distorsionado, donde los modelos de referencia son los grandes deportistas y personajes públicos, el Santo Padre Francisco hace un llamamiento a los futbolistas profesionales: “Con su conducta, con su juego, con sus valores hacen bien, la gente los mira, aprovechen para sembrar el bien. Aunque no se den cuenta, para tantas personas que los miran con admiración son un modelo, para bien o para mal. Sean conscientes de esto y den ejemplo de lealtad, respeto y altruismo. Ustedes también son artífices del entendimiento y de la paz social, artífices del entendimiento y de la paz social, que necesitamos tanto. Ustedes son referencia para tantos jóvenes y modelo de valores encarnados en la vida.”

Los adultos debemos de favorecer el desarrollo de los valores y virtudes cristianas mediante el deporte, mediante el fútbol, pidiendo aquello que el Papa Francisco le pide a la sociedad y a los deportistas profesionales, ser ejemplo de conducta, de humildad, de bondad, en definitiva, ser buenas personas, buenos cristianos y honrados ciudadanos, huyendo de aquellas conductas negativas e individualistas.

Destinatarios

“Tardes de Fútbol” es un proyecto orientado a la creación de un equipo de fútbol para niños de 3º y 4º de Educación Primaria, para poder iniciarlos en la prácticas del deporte, del desarrollo de una escala de valores sociales, personales y de Fe.

Los padres de los niños deben estar involucrados y participar de forma activa para conseguir que el equipo crezca y sus hijos consigan jugar, divertirse, aprender y ser felices mediante las tardes de entrenamiento y los partidos.

Objetivos

Los objetivos se deberán de consensuar entre las familias y los niños que vayan a formar el equipo, de forma que podamos sentirnos parte activa del mismo. Propiciar la formación integral de todos, como seres humanos en general y como deportistas en particular.

Algunas propuestas de objetivos para iniciar son los siguientes:

-Adquirir valores cristianos y sociales.
-Desarrollo de las habilidades psicomotrices y emocionales.
-Disfrutar del deporte y de su práctica.
-Estimular la creatividad, ilusión y el espíritu de superación.
-Entender y valorar el trabajo en equipo.
-Educar la voluntad para un trabajo continuado y metodológico.
-Adquirir hábitos tanto de responsabilidad y autodisciplina, como de respeto a compañeros, contrarios, árbitros, instalaciones…etc.
-Aprender de forma progresiva la práctica del fútbol en sus diferentes etapas.
-Ser felices y disfrutar con los compañeros.
-Potenciar la comunicación entre los niños.

Contenido

Todo el contenido de “Tardes de fútbol” es una propuesta, abierta a debate, sugerencias y mejoras, por parte de las familias y los propios niños. El equipo de fútbol está pensado y organizado para que los protagonistas sean los propios niños y sus familias, por lo que el contenido presentado a continuación es la propuesta inicial, la cual deberá ser revisada, aceptada y mejorada por todos los componentes del equipo, niños, familias y equipo organizativo.

Normativa

El establecimiento de normas y su cumplimiento, es fundamental para servir como guía conductual de los niños, las familias y el propio cuerpo organizativo. Toda norma ha de ser aceptada por todos para considerarse una norma saludable y coherente con el desarrollo y devenir del equipo.

La normativa propuesta es una sugerencia para iniciar el funcionamiento y la marcha del equipo, pero deberán ser revisadas y propuestas nuevas normas una vez se reúnan todos los participantes del equipo, familias, niños y equipo organizativo. Toda norma ha de ser propuesta en positivo, para potenciar el desarrollo emocional y el desarrollo positivo de los niños, así como la aceptación de la norma al no hacer referencia a aspectos negativos ni a la consecuencia de no cumplir la normativa.

La normativa inicial es:

-Traer la ropa adecuada a los entrenamientos y partidos.
-Hacer que los compañeros se sientan bien durante el entrenamiento y partidos.
-Pedir perdón cuando ocurra algo durante los entrenamientos o partidos.
-Saludar con estima a cada compañero en cada entrenamiento y partido.
-Hacer a los demás lo que te gustaría que te hicieran a uno.
-Hablar con respeto a los compañeros y al entrenador.
-Si no estás contento con tu posición en el campo, habla sin problema con el entrenador y se estudia jugar en otro sitio.
-Pasar la pelota siempre que haya un compañero pidiéndola.
-Decir las cosas buenas de cada compañero.
-Recordar que somos personas y las palabras también nos hacen daño.

Selección del puesto

Cada niño deberá elegir en qué posición le gustaría jugar, de forma que todos estén satisfechos con los entrenamientos y con su forma de jugar. Será muy probable que haya puestos que se queden sin elegir o que haya muchos niños que prefieran jugar en una posición por las influencias de los jugadores profesionales, para ello el equipo organizativo valorará el ir rotando en las posiciones, pues lo importante es que jueguen y se vea favorecido su desarrollo físico, emocional y social.

Las posiciones que deberán elegir son:

-El Portero: es el jugador cuyo principal objetivo es evitar que la pelota entre a su portería durante el juego, evitar que le marquen gol. El portero es el único jugador que puede tocar la pelota con las manos durante el juego activo, aunque sólo dentro de su propia área. El portero lleva una vestimenta diferente a la de sus compañeros. Por lo general suelen llevar el número 1 en su equipación y tiene que usar guantes para la protección de las manos.
-Defensas: son los jugadores ubicados en la línea delante del portero. Su principal objetivo es detener los ataques del equipo rival. Los defensores posicionados en los costados del terreno son llamados laterales que pueden avanzar más en el terreno si lo desean. El portero debe proteger y dar instrucciones a los defensas.
-Centrocampistas: los centrocampistas o mediocampista son las personas que juegan en el centro del campo de fútbol. Entre sus funciones se encuentran las de recuperar balones, propiciar la creación de jugadas y crear el juego ofensivo. Es importante dar los pases a los compañeros y saber cortar las jugadas del equipo rival, respetando las reglas del juego.
-Delanteros: un delantero o atacante es el jugador de un equipo de fútbol que se destaca en la posición de ataque, la más cercana a la portería del equipo rival, y es por ello el principal responsable de marcar los goles.

Habilidades motrices

Con los ejercicios técnicos, tácticos y físicos que se realicen durante los entrenamientos vamos a potenciar la adquisición y mejora de habilidades motrices como son:

-Velocidad.
-Resistencia.
-Fuerza.
-Equilibrio.
-Coordinación gruesa.

Ejercicios de relajación

La relajación después del deporte no consiste en quedarse tumbado y descansar plácidamente después de un ejercicio agotador. Se trata de un conjunto de ejercicios destinados a evitar contracciones musculares y a dotar de una mayor flexibilidad a los músculos.

Los ejercicios de relajación constituyen un paso intermedio entre el ejercicio físico intenso y el descanso absoluto. Deben realizarse siempre lentamente y su duración debe ser aproximadamente de unos 5 minutos.

Aunque se trabajan todas las partes del cuerpo, principalmente se pone énfasis en los músculos y las articulaciones que se han sometido a un esfuerzo mayor.

Fe

El desarrollo de la Fe y sus valores, es igual de importante que el desarrollo físico y social, por lo que cada día de entrenamiento el equipo realizará un momento de oración y encuentro con Dios. Estos encuentros se realizarán en la capilla del centro Maynagua, donde los niños podrán aprender la forma de actuar al entrar en un lugar donde se encuentra Dios, la importancia del saludo y de la despedida, y a realizar oraciones para mejorar el encuentro con Dios. Lógicamente se respetará a todo aquel que no comparta esta fe dejando libertad para la realización o no de estos actos.

(Autoría: Jorge Espartero)