ESTUDIANTES


El trabajo o estudio, realizado con espíritu de servicio, es un elemento fundamental de la madurez humana. Por eso, un socio entiende qué es Maynagua cuando pasa habitualmente por sus salas de estudio y participa de ese ambiente.

En Maynagua queremos ofrecer:

  • UN LUGAR: Salas de estudio en las que se facilita la concentración, el orden y el trabajo serio (1 €/día para los no socios; socios: gratis).
  • UN AMBIENTE: donde lo natural es estudiar y ver estudiar a los demás: donde se contagia el ambiente de trabajo.
  • UN HORARIO: exigente que persigue inculcar, con el esfuerzo personal, la fortaleza para vivir con orden un plan diario de trabajo constante.
  • UN CRECIMIENTO EN AUTONOMÍA PERSONAL: En Maynagua se viene a estudiar porque se quiere y, así, se adquiere el hábito del esfuerzo por conseguir las metas propuestas.
  • UNA MOTIVACIÓN: Se les enseña a estudiar no sólo para obtener buenos resultados, sino también para ser buenos profesionales en el futuro y servir mejor a los demás.
  • UNA COMUNICACIÓN FLUIDA: entre los preceptores del Club y las familias.
  • UNOS RESULTADOS: El ambiente de trabajo serio que se encuentra en Maynagua facilita, junto con el esfuerzo personal, mejorar los resultados académicos.

Educar a los hijos es una de las tareas más importantes en la vida. La educación de cada niño se desarrolla fundamentalmente en la familia y en el colegio.

Pero, ¿y el tiempo libre?. La experiencia demuestra que un ambiente familiar favorable y un buen colegio no son suficientes. El tiempo libre -la televisión, las diversiones, los amigos- tienen una notable trascendencia educativa. Por eso, los padres que impulsaron Maynagua hace más de 40 años tenían una idea muy clara: ayudar a sus hijos a organizar el tiempo libre, facilitarles un ambiente de estudio, procurar que ganaran amigos de verdad y enseñarles a divertirse, que es un asunto muy serio y nada fácil de lograr.

Los chicos van a Maynagua porque es su club, su segunda casa, un sitio donde se disfruta aprendiendo y se aprende disfrutando. Maynagua es un grupo de amigos que se reúne en los ratos libres para estudiar juntos, para hacer deporte, para formase… para pasarlo en grande.

Con las actividades que Maynagua organiza durante el fin de semana, los chicos pueden aprovechar su tiempo libre con actividades útiles y formativas.

En estas actividades se busca fomentar el ejercicio y el crecimiento de virtudes humanas y la mejora del carácter: laboriosidad, compañerismo, constancia, lealtad, amistad, sinceridad, responsabilidad, etc.

Todos los fines de semana del curso existe una buena lista de posibles actividades a realizar. Son para disfrutarlas con los demás socios y amigos, impulsar alguna afición y estimular la creatividad e inquietudes de los chicos.

Estas son algunas de  las actividades en las que se puede participar en Maynagua a lo largo del curso:

  • Taller de Manualidades y Tecnología
  • Taller de Cine y Teatro
  • Taller de Cocina
  • Actividades y competiciones deportivas
  • Excursiones. Club de Montaña
  • Visitas culturales
  • Cine-Fourm
  • Tertulias

En Maynagua pretendemos ayudar a los padres a educar a sus hijos en un clima abierto y basado en la confianza mutua. Los padres son quienes poseen el derecho irrenunciable a la educación de sus hijos. Por eso, en Maynagua facilitamos que los valores familiares cuajen en nuestros socios. Procuramos implicar cada vez más a los socios en la vida familiar, haciéndoles conscientes de que es el principal ámbito para su madurez.

Por muchos socios que tenga Maynagua, nunca queremos que sean un número. Nos interesa cada uno, con su peculiar modo de ser, con sus circunstancias familiares y académicas, con sus ilusiones y con sus pequeños y grandes problemas. Por eso, el preceptor, que acompaña a los socios en su tiempo de andadura por el club, es pieza clave en esta labor educativa.

El preceptor es un amigo en quien se puede confiar plenamente. Complementando la tarea educativa que corresponde a los padres, el preceptor orienta a los chicos en el estudio, los estimula para lograr nuevas metas, les exige y anima con cariño y fortaleza. Así va germinando en cada chico ese cúmulo de valores tan necesarios para forjar su educación: la sinceridad, el optimismo, la lealtad, el espíritu deportivo, el amor a la libertad, la responsabilidad, la alegría, el trabajo bien hecho…

Las actividades de solidaridad que se desarrollan en la Asociación, pretenden despertar en los jóvenes el interés real por las necesidades ajenas y la capacidad de empatizar con la soledad de nuestros mayores. Al mismo tiempo se les conciencia de cara a cuando le gestión de la sociedad esté en sus manos, para que sepan aportar su granito de arena para paliar las necesidades reales de todas las personas.

La formación espiritual que se imparte está basada en la doctrina de la Iglesia Católica, según el espíritu de San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.